viernes, 18 de diciembre de 2009

Tengo calle



Llegó la Foto, gracias A!

Hace 65 años, Nelly y Arturo fueron invitados al casamiento de un amigo en común. Nelly pensó que Arturo se había interesado en su hermana y se sorprendió cuando Arturo la llamó para invitarla a salir.

Este año festejan 60 años de casados, y 66 años de amor que plasmaron en 10 hijos y se extendió luego a 21 nietos.

A mis abuelos les gusta festejar, celebrar, juntarse con amigos y disfrutar de la vida, y el festejo para esta ocasión fue un ejemplo más de eso. Hijos y nietos nos juntamos en una estancia en Las Heras, llamada La Eloisa para pasar un fin de semana increíble.

Casi todos llegaron el viernes. Yo, en cambio, llegué a las 7.30pm del sábado luego de una larga travesía. Como conté en el post anterior estaba cansada, casi sin fuerzas, y me dispuse a hacer las cosas a mi propio tiempo. Fue así como 4.45pm salí de casa y me tomé el 41 que me dejó en la estación de Tren de Once. Me sentí sapo de otro pozo, que debía estar atenta y así fue. Reconozco haber nacido en una familia de la antigua clase media, con excelente educación. Mi vida transcurrió entre Palermo y Recoleta y no fue hasta que terminé el colegio que conocí otros barrios y otra gente. Podría haberme quedado en ese tupper, pero la vida y mi instinto me llevaron a otros rumbos y a ampliar mi espectro y por eso estoy agradecida. Puedo manejarme sola en casi cualquier lado y a cualquier hora, tengo calle.

Aún así, consciente y observadora como soy prendí las antenas, nunca saqué mi ipod y tenía la mochila hacia adelante. Después de sacar el boleto (me impresionó lo barato que era $1,5 más o menos), caminé rumbo al andén, el tren que salía 5:08pm. Los primeros vagones estaban llenos y caminé esperando encontrar alguno más liberado. Creí haber encontrado uno con lugar, pero al asomarme vi, que era un vagón sin asientos, con un clima turbio e intenso y decidí retroceder. Fui al primer vagón con asientos que encontré, me paré cerca de una puerta, puse mi bolso detrás de mis piernas y abracé mi mochila. No fue hasta 5 estaciones después que me pude sentar y disfrutar de la escena histérica y romántica que protagonizaban dos adolescentes frente a mi. Eso me copa del transporte público, ver la vida de otros tan de cerca, ser parte de la cotidianeidad de un extraño y formar parte de momentos íntimos. Me terminé riendo de las peleas de la pareja y estoy casi segura que ellos se escribían mensajes de texto comentando algo acerca de mí.

Llegué a Merlo a las 6.15pm, Se supone que tomaría un tren de ahí a Las Heras, pero el siguiente tren salía a las 18.55pm y no me divertía estar 45 minutos sentada en una estación de tren sin nada que hacer. Averigüe si había algún colectivo que me llevara a Las Heras y 5 minutos después estaba saliendo. Me relajé, mis compañeros de colectivo tenían un aire a pueblo, menos tenso y más amable. Había pasado una hora y media cuando vi el auto de mis viejos que venía por un camino perpendicular a la ruta. Toqué el timbre y me bajé. Minutos después había llegado al paraíso.

Esa noche comimos todos juntos en una mesa multitudinaria. Les dimos el regalo a mis abuelos que fueron entradas para la temporada de Opera y un libro para cada miembro de la familia, incluídos los expatriados, con una recopilación de fotos de estos 60 años con mis abuelos. Hay tantos momentos plasmados en esas fotos que nos sorprende haber tenido capacidad para vivirlos todos. Hubo emoción y llanto general, nadie se salvó, brotaban lágrimas y abrazos. Abuelo habló, abuela habló y yo me sentí culpable por no haberles escrito nada para la ocasión e improvisé unas palabras que tuve que contener cuando abuelo me dijo: “pará, pará!” porque no podía más de la emoción. Después de la cena hubo pool, baile, risas y más tragos.

Al día siguiente hice de todo, anduve a caballo, corrí, hice yoga, practiqué un poco mi manejo y comí 1/3 cordero (¡no saben lo rico que estaba!), terminé más cansada de lo que llegué pero valió la pena.

Volví en auto con mis viejos y mis abuelos. Fui en el asiento de atrás entre mamá y mi abuela. Que bien se sintió…mimada, privilegiada y felíz.

Como habrán notado esta semana estuve ausente, mis horarios siguieron al revés y el cansancio acumulado se siente. Mi motivación me invitó a dormir a su casa pero no fui, principalmente porque cuando él se iba yo estaba haciendo cosas todavía y no podía dejarlo todo, por otra parte no tenía ganas de ir cansada, después de un día agotador, sientiéndome sucia y sin mis armas femeninas en todo su esplendor. El sábado tal vez…

Venía esperando que me pasen una foto de mis abuelos el día de su casamiento para subir este post pero no quiero prolongarlo más, así que ahora va sin foto. Pero si me la mandan esta noche la subo.

La canción de hoy está dedicada a mis abuelos que me enseñaron a escuchar a los clásicos como: Frank Sinatra, Ella Fitzgerald, Nat King Cole y muchos más.

20 comentarios:

Martin dijo...

Muy lindo Loleta y un final aun mejor con "The king"

La solitaria dijo...

Mandala!!! Dale!!!!

Mai dijo...

Qué lindo Dolo! Me imagino cuanta emociòn familiar. Cansada pero feliz, no?
Descansà "inspirada"! ;P
Buen finde

Jared dijo...

Pero qué lindo post!
Besos Dolores :)

Anónimo dijo...

Que lindo leerte Dolo! motivación....jajaja te quiero.

Lu♥ dijo...

Dolo, me a llegado este relato y te cuento porque.
Tengo a toda mi familia (salvo a mi mamá y mis hermanas) en otra provincia, en Cordoba.
Cuando voy a verlos hago toooodo lo que durante el año no puedo hacer, descanzar, andar a caballo, nadar, acostarme en una hamaca paraguaya y leer un libro... reirme como cuando era chica.. Que gratos momentos!! Y siempre parece poco.. siempre se me hace corta la estadía...
Felicitaciones a tus abuelos.. no todos llegan a 60 años de casados..
Un beso♥

carlos dijo...

dolo muy emocionante besos

carlos dijo...

dolo me encanta leerte besos

Inti dijo...

solo voy a decir una cosa: Ese vestido es muy muy muy fashion. Me encantó.

Dolo dijo...

mi abuela es lo más!

Suicide Blonde dijo...

Hermoso todo Dolo! Me encanto! :)

Vir dijo...

que lindo Dolo!!!

la foto es sensacional!
cuánta ternura en tus relatos cuando te referís a temas familiares

beso grande

Liz A. Hepburn dijo...

Precioso doli ^^ que rico que tus abuelitos esten juntos^^

Madie dijo...

Wow, 66 años, me encanta saber de estos amores de décadas. Qué orgullo que deben ser tus abuelos para vos.

Alegypsi dijo...

La verdad es que coincido con Vir, sos muy tierna contando cosas familiares y me remontas a mis propios recuerdos.
Besos!

•º·•ShÔw)V(êThé®aiN•·º• dijo...

y al final.... la motivación apareció el sábado???

Dolo dijo...

Martin: Gracias!!!

Soli: Ahi la subí!

Mai: Gracias, tal cual, cansada pero felíz!

Jared, Gracias, ahi me metí a ver unos videitos, muy buenos!

Anónimo: me sonás familiar.. quien serás?

Lu: que bueno que te hayas identificado, la verdad creo que tenemos un privilegio que no muchos tienen con familias así, por eso elegí compartirlo.ç

Carlos: gracias! bienvenido alguien nuevo que se anima a firmar, me encanta!

Inti: jajajajja si, no sabés los vestidos que hay de mi abuela, era la época enq ue se mandaban a hacer vestidos a medida.

Suicide: Gracias!!!

Vir: sale sin proponermelo, pasa que hay mucha unión, cuidado, y amor por el otro. Es un clan muy fuerte!

Liz: Si, son lo más ellos!

Madie: la verdad que si, son un gran ejemplo. Yo busco eso, el gran amor.

Alegypsi: que bueno que te remonte a tus propias historias!!! Me gusta eso de este medio, comprtimos tanto, sin conocernos, o tal vez nos conocemos más de lo que pensamos.

Show me the rain: hay para contar, posteo entre hoy y mañana. Beso!!

QUe empiecen bien la semana!

CapItanPorretI dijo...

La estacion de Once, el tren,la gente, la pareja, el colectivo, la familia, el cordero, el viaje, etc, etc... Sensaciones varias e interminables imagenes se presentan mientras uno lee parrafo por parrafo, lograrlo no es nada facil.. Felicitaciones por su redaccion.

Mientras le dejo un beso (grande)

Die!

Dolo dijo...

Capitán, Que bueno que compartas mis sensaciones.. es lindo eso, gracias!.
beso
D

La Criatura dijo...

¡Las aventuras campestres de Lola!
Liiiindo

Besote!